Mamá, ¿de dónde vienen los bebés?

Mi Guinda aún es muy inocentona con 6 años, pero me temo que dentro de poco comenzará a preguntar de dónde vienen los bebés.

La verdad es que es un momento que cualquier padre quiere evitar por lo embarazoso de la situación y he pensado que llegado ese momento lo mejor sea que lo hablemos con un cuento.

20180513_182831-01838919152.jpeg

Así que me he puesto en la búsqueda de libros en los que me pueda apoyar llegado ese momento y los comparto con vosotros.

A PARTIR DE 3 AÑOS:

1.No le cuentes cuentos. 

Por Carlos de la Cruz y Mario de la Cruz e Ilustraciones de El Rubencio. Este cuento forma parte del “Programa de prevención de VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual” que CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado)  dirige a las familias en colaboración con la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida. Aunque pueda sorprender que en el cuento no se nombre el VIH o el sida, creemos que para poder hablar más adelante de prevención hay que empezar por el principio: y que este no es otro que la infancia y la Educación Sexual.

Descárgalo gratis aquí.

no le cuentes cuentos.jpg

A PARTIR DE 5 AÑOS:

2. Mama puso un huevo o como se hacen los niños. 

Ed. Destino Infantil & Juvenil. La autora, Babette Cole, explica con mucho humor de dónde vienen los niños, donde invierte con ingenio los roles de explicaciones sexuales entre padres e hijos.

Puedes comprar aquí:

O ver el audio cuento aquí.

3. Mis Primeras Preguntas y Respuestas sobre Sexualidad (Mi Primer Libro sobre Sexualidad)

Libsa. Si alguna vez tus hijos te han hecho preguntas sobre sexualidad y no has sabido qué responder, este libro será tu mejor aliado. Gracias a una combinación perfecta entre aprendizaje, diversión y juego, los más pequeños descubrirán todo lo que deben saber en relación a su cuerpo, los cambios en la adolescencia, el sexo, el embarazo y muchas otras cuestiones más, con un lenguaje adaptado a su edad y divertidas ilustraciones. ¡Aprende todo lo relacionado con la sexualidad contestando a las preguntas con tu lápiz!

A PARTIR DE 6 AÑOS:

4. Cuentos para educar en familia.

Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos. Subvencionado por el Ministerio de Sanidad.

Puedes descargarlo gratis aquí.

14683065.jpg

5. ¿De dónde venimos?. 

Maeva Ediciones. Un clásico imprescindible de educación sexual para adultos y niños. Publicado por primera vez en 1975,  fue el primer libro divulgativo sobre educación sexual que se editó en España. Más de 35 años después, la recuperación de este clásico, que ha educado a varias generaciones de lectores, no ha perdido su vigencia y sigue siendo un instrumento muy útil y eficaz para ayudar a padres y educadores en la tarea de explicar a los niños el principio de la vida. Con un texto directo, sencillo y de gran sensibilidad y delicadeza, esta obra responde a las preguntas que se esconden detrás de conceptos como hacer el amor, concebir, el crecimiento dentro del útero materno o el parto. Las ya míticas ilustraciones originales de Arthur Robins, llenas de ternura y con un toque de humor, convierten el libro en una obra atractiva a la vez que didáctica.

A PARTIR DE 9 AÑOS:

6. Mía se hace mayor. 

Editorial Juventud. Mía tiene nueve años y nos explica aquí la extraordinaria aventura de hacerse mayor. Descubre qué cambios experimenta el cuerpo de una niña durante la pubertad.

7. Cuéntamelo todo. 

TAKATUKA. 101 preguntas realizadas por niños y niñas sobre un tema apasionante.  Para que los jóvenes actúen de manera responsable con su cuerpo y en temas relacionados con la sexualidad y el amor es importante que dispongan de la información que necesitan ya en edades tempranas. ¿Pero qué es lo que debe saber un niño o niña de primaria? Eso es lo que se puede ver por las preguntas que realizan y que se recogen en Cuéntamelo todo.

8. Sexualidad contada para niños y niñas.

Susaeta. Este libro explica claramente y con un lenguaje directo la sexualidad para los más pequeños. El libro, lleno de atractivas y divertidas ilustraciones, va contando la historia de una familia y aprovecha para tratar de resolver las dudas que un niño o niña se pueda plantear acerca de la sexualidad. Por último, incluye un glosario con los términos más utilizados cuando se explica la sexualidad a los más pequeños.

 

9. Preguntas y respuestas sobre sexualidad.

Susaeta. Una completa guía, escrita en un lenguaje sencillo y claro, y con unos simpáticos dibujos, para responder a las numerosas preguntas que los niños suelen hacerse en su proceso de crecimiento. Una ayuda para padres y educadores.

SOBRE LA PUBERTAD, MÁS DE 10 AÑOS:

10. ¿Qué Me Está Pasando?

Maeva Ediciones. Es la continuación de ¿De dónde venimos?. En el que este libro no resolverá todos sus problemas y a lo mejor ni siquiera da respuesta a todas tus preguntas, pero cuando al leer este libro, seguramente el niño habrá aprendido un montón sobre lo que le está pasando, y estará mucho mejor preparado para afrontar los cambios físicos y mentales que están ocurriendo en su transformación de niño a adulto.

11. El libro de la regla

Medici. Una guía práctica y realista que responde a cualquier duda que puedan tener las adolescentes sobre la regla, desde qué es y qué se siente, hasta cómo elegir compresas y tampones, sin olvidar cómo hablar del tema con los padres.

12. El libro rojo de las niñas

Letritas de amor. El libro rojo de las niñas nació para acompañar y empoderar a las niñas en su camino hacia la madurez, pero también es un libro para las madres, y para todas las mujeres, porque nos ayuda a sanar heridas de nuestra propia niñez. Aunque no es un libro sobre la menstruación, sí está muy presente desde una visión reconciliadora. Un libro ilustrado cuyas palabras e imágenes parecen susurrarle a nuestra psique (emociones-mente-espíritu) que es bueno obedecernos, escucharnos y amarnos. El libro rojo de las niñas se dirige directamente a la niña que lo lee y le muestra a diversas niñas de una Tribu imaginaria. Una Tribu del futuro.

Este libro me está llamando mucho, creo que vendrá próximamente a nuestra biblioteca y os contaré.

 

 

Estos libros pueden ayudarte a explicarles de manera lúdica y divertida de dónde vienen los bebés, pero si necesitas tener algo más de información te dejo la Guía para madres, padres y profesorado de Educación Primaria que ha editado el Ministerio de Educación y Ciencia, La educación sexual de niñas y niños de 6 a 12 años.

Descarga gratis aquí.

ImageServlet.jpg

 

El último libro que me gustaría compartir con vosotros y no menos importante por ello, es “Kiko y la mano – La Regla de Kiko”.

page_1_thumb_large

“La Regla de Kiko” es una guía sencilla para ayudar a los padres, madres y educadores a explicar a los niños y niñas dónde otras personas no pueden tratar de tocarles, cómo reaccionar y a quién dirigirse para pedir ayuda.

La Regla de Kiko es sencilla: los niños no deberían permitir que otros niños o adultos toquen partes de su cuerpo que suelen ir cubiertas por su ropa interior. Y no deberían tocar a otros niños, niñas y/o adultos en esas zonas.

También ayuda a explicar a los niños que su cuerpo les pertenece, que existen secretos buenos y malos, y formas de tocar buenas y malas.

Es fundamental que este concepto lo tengan claro los niños y como siempre, una de las mejores maneras para inculcarlo es con un cuento, puedes descargar “Kiko y la Mano” de manera gratuita aquí.

Y la guía de padres sobre abuso infantil aquí.

 

Después de ponernos al día de qué y cómo contar, ahora toca decidir cómo queremos que el momento se produzca, bien porque lo iniciemos nosotros como padres o esperar a que ellos tengan la curiosidad y explicar tras las preguntas.

¿Qué pensáis vosotros que es lo mejor?

Le hemos preguntado a Mamen Jiménez, psicóloga  con Máster en Sexología y Terapia de Pareja, autora del blog Lapsicomami y del libro Amor con Ojeras. Para que una profesional en la materia nos cuente su opinión.mamen-jimenez-285x300.jpg

  1. ¿A partir de qué edad se puede empezar a hablar de sexo con los niños?

Más que “hablar” yo diría “abordar”, porque en realidad casi desde su nacimiento estamos dándoles educación afectivo-sexual. En un primero momento se hace de manera no intencional, con nuestros gestos, comentarios y conductas, por ejemplo cuando les besamos, les abrazamos, les decimos cositas sobre su físico… Todo eso es ya educación sexual, ya le estamos mandando mensajes relevantes (cómo son las muestras de afecto, a quién se les dan y a quién no…).

La clave es que, ya que sabemos que les estamos educando en este sentido, vamos a prestar especial atención a lo que le decimos y cómo se lo decimos.  Lo ideal es hablar con naturalidad, sin hacer de ello un evento, de la misma manera que les explicamos seguridad vial al decirles que no crucen un semáforo en rojo.

Hay momentos especialmente propicios para hablar de ello, como por ejemplo en el baño, donde podemos aprovechar que están divertidos para explicarles que hay partes del cuerpo que son solo suyas, ponerle nombre a las cosas (es clave no usar eufemismos y llamar a las cosas por su nombre, de lo contrario les estamos transmitiendo la idea de que es algo oscuro o sucio y que por eso no decimos su nombre), mientras vemos una película…

Otro momento estupendo es la hora del juego: a través del juego de roles con muñecos podemos representar escenas y con ello favorecer que hablen, que nos cuenten… y contarles nosotros. De esta manera, con el juego, los niños captan y procesan el mensaje con facilidad.

  1. Y qué nos recomienda, ¿que iniciemos nosotros la conversación o que pregunten ellos?

Como decía es un poco las dos cosas: debemos responder siempre que nos pregunten, por supuesto adaptando nuestro lenguaje a su edad, pero sin esconder nada. Perfectamente un niño de cuatro años puede preguntarnos cómo se hacen los bebés y nosotros podemos contárselo, insisto, adaptando el lenguaje y el proceso, claro, pero sin tener que recurrir a las manidas “abejas y flores”.

Pero también debemos sacar el tema nosotros, por ejemplo, y esto es importante, cuando otro adulto (normalmente un familiar) quiera besarles y ellos no quieran. Lo habitual es que el adulto recurra al chantaje “Si no me das un beso yo no te doy…” (o al contrario “Si me das un beso te doy..:”). ¿Por qué debemos abordar el tema en estos momentos (o más tarde, a solas)? Párate y piensa en el mensaje que le transmitimos con ello: que tienen que hacer cosas con su cuerpo aunque no quieran, que tienen que mostrar afecto y hacer un gesto íntimo (como es un beso para ellos) con alguien con quien ellos no quieren y, para rematar, que esas demostraciones de cariño se pueden hacer a cambio de cosas. ¡Por favor! Por supuesto, y lo digo antes de que nadie proteste, la educación y las formas son importantes, y también debemos enseñárselas. Con esto de los besos me refiero a esas escenas que todos hemos vivido de insistencia y rechazo a partes iguales.

Pero bueno, que me meto en terrenos más complejos, atendiendo a tu pregunta: debemos responder a sus preguntas pero también sacar nosotros el tema cuando lo estimemos oportuno. La educación afectivo-sexual es absolutamente relevante, va a tener implicaciones en su vida sentimental, en su autoestima… merece la pena que hagamos un esfuercito por proporcionarle la mejor posible, ¿verdad?.

Y ahora os pregunto, ¿estáis preparados para abordar el tema sexual con vuestros hijos? 

Espero que con este post lo estéis un poquito más, yo os dejo, me voy a preparar, tengo mucho que leer.

 

Cuéntame qué te ha parecido, me encanta leeros. ¡Gracias!