Los niños españoles suspenden en salud bucodental

El pasado mes de junio tuve la suerte de asistir a un workshop organizado por Madresfera y Orbit® Pro para hablar y trabajar sobre la salud bucodental de los niños y este octubre ha salido a la luz el manual con las conclusiones a las que se llegó ese día.

Acudí en calidad de madre, fui a contar mi experiencia con mis hijos y salí con mucha información que hoy os quiero contar.

Boquiabiertos LGDL (2)

¿Y por qué digo que los niños españoles suspenden en salud bucodental?

Pues los números avalan esta afirmación.

La Encuesta del Consejo de Dentistas cifra que el 90% de los niños españoles tienen caries y sólo el 40% se tratan y sólo el 10% de ellos acude al odontopediatra.

Según la última encuesta de salud oral en preescolares en España, la prevalencia de caries en niños de 3 años es de un 17%; a los 4 años se incrementa hasta el 26,2% para situarse en el 36,3% a los 5-6 años.

Estaréis conmigo en es los números son muy altos, ¿verdad? Pero si reflexionamos ¿cuántas chucherías come mi hijo a lo largo de una semana?

 

¿Qué es un odontopediatra y por qué deben los niños acudir a este especialista?

Los Odontopediatras son los dentistas infantiles que tratan al niño en su integridad. Éstos ofrecen cuidados específicos, tanto preventivos como curativos, a los niños desde la infancia más temprana hasta la completa adolescencia.

Los niños deben acudir a este especialista porque ellos son los que mejor formados están en las necesidades de los niños.

La salud bucodental de nuestros hijos es nuestra responsabilidad.

La salud bucodental de nuestros niños dependen casi en exclusividad en la educación de los padres, en cómo le enseñemos a nuestros hijos. Pero, ¿es lo que les enseñamos lo correcto?

Cosas que aprendí y que muchas hacemos mal (al menos yo):

  • Iniciación al cepillado: un niño debe cepillarse desde el momento que los dientes hacen aparición en la boca. Si aún es pequeño, lo deberá hacer alguno de los padres con los cepillos indicados para cada edad.
  • Forma y tiempo del cepillado: El cepillado debe ser de al menos 2 minutos y hay que establecer una rutina para interiorizarla caras exteriores de los dientes, interiores, superiores y frontal. Lidia del blog “Una madre en el dentista” asistente también al workshop nos explica muy bien en su vídeo. No dejes de visitarlo aquí.
  • ¿Cuánta pasta echar en el cepillo?
    • para bebés: nunca aplicar pasta en el cepillo hasta que no sean capaz de escupirla.
    • para niños: para los más pequeños sólo rasparemos el cepillo por encima de la boca del tubo de la pasta y un poco más mayores, sólo el tamaño de una lenteja.
    • para adultos: sólo basta el tamaño de un guisante.
  • NUNCA mojar el cepillo antes de lavar los dientes: el objetivo es porque la pasta no ha de hacer espuma en la boca en el cepillado.
  • NUNCA enjuagar: la pasta debe contener flúor y el flúor es necesario para el diente, para que haga que haga su función requiere permanecer un tiempo y los 2 minutos del cepillado no es suficiente, como dice Lydia, es como si te echas una crema en la cara y luego te la lavas. Mi consejo: cambia el agua por el colutorio, no enjuagas y tendrás la sensación de haberlo hecho.
  • SIEMPRE lavarte los dientes pasados 30 minutos después de haber hecho una ingesta. Ya que cuando comemos o bebemos algo, el pH de la boca se altera, disminuye y tarda un tiempo en volver a la normalidad, si esperamos el pH habrá vuelto a la normalidad gracias a la saliva. Si no puedes lavarte los dientes, masca chicle sin azúcar para generar saliva.

boquiabiertos

boquiabiertos2
Fuente: www.boquiabiertos.es
  • La alimentación, es una de las principales causas del mal estado de los dientes de los niños. Cada vez es más difícil ver un niño sin una chuchería a diario, sin un bollo o algo de azúcar. Es fundamental una alimentación equilibrada, darles meriendas de toda la vida, con pan y agua, no es necesario los zumos envasados, en todo caso naturales.

 

¿Qué os parece todo lo que os he contado?

Después de esa jornada me dí cuenta que realmente llevaba haciéndolo mal toda la vida. Es vital cambiar hábitos para que nuestros hijos tengan una salud bucodental adecuada. Cambiarlos desde ya y también nosotros para ser sus modelos, siempre lo digo, ellos nos toman como referencia en la vida y si nosotros nos lavamos los dientes, comemos de una manera equilibrada, ellos también lo harán.

Manual Boquiabiertos.

De la mesa de debate nació el Manual Boquiabiertos.  Un manual elaborado en ese primer encuentro multidisciplinar de pediatras, odontepediatras, higienistas dentales y familias donde se habló desde varios puntos de vista sobre la salud bucodental. El manual se convierte en necesario para la prevención y divulgación de buenos hábitos en la higiene bucal.

Boquiabiertos LGDL (1)

Boquiabiertos-LGDL-2.jpg

El Manual Boquiabiertos el  recoge una serie de recomendaciones básicas para el cuidado de la boca de nuestros hijos.

  • La primera visita al odontopediatra debe hacerse antes del primer cumpleaños. Y a partir de esta visita revisiones anuales para seguimiento.
  • Cepillar los dientes con pasta con flúor.
    • ¿Qué pasta comprar? siempre atendiendo las indicaciones del odontopediatra, a partir de ahora habrá que leer etiquetas y NUNCA una con menos de 1100 ppm (parte por millón de flúor), no atender a las edades que indican los envases, mejor comprar con los ppm según su edad:
      • De 0 a 2 años: hasta 1000 ppm de flúor.
      • De 2 a 6 años: de 1000 a 1450 ppm de flúor
      • Más de 6 años: 1450 ppm de flúor
    • Los cepillos deben ser con cabeza muy pequeña para que lleguen bien a todos los huecos y en cuanto a su mantenimiento, tener en cuenta hay que cambiarlo cada 3 meses, si han estado malos y en cuanto se abran las cerdas.
  • La importancia del papel de los padres.
    • Motivar el cepillado dejándoles que elijan su pasta, hay muchos sabores, y su cepillo.
    • Si el cepillado les aburre existen apps para lavarse los dientes, en esta era digital donde los niños viven pegados a las pantallas les puede resultar divertido a la par que educativo.
    • No darles de comer constantemente, es necesario que los niños tengan periodos de ayuno.
    • Repasar el cepillado hasta los 8 años por lo menos.
    • La caries es una enfermedad en la que se interviene las bacterias, soplar comida, besos en la boca, compartir cuchara son gestos donde pasamos bacterias a los niños, así que debemos ser cautos a la hora de hacer este tipo de acciones para no trasmitir esas bacterias de padres a hijos.

Ahora, después de leer toda esta información, analiza tu rutina diaria, ¿tienes muchas cosas que cambiar?

Si tu respuesta es NO, bravo! a seguir haciendo un buen cepillado.

Pero si tu respuesta es SÍ. ¡Mucho ánimo con los cambios! Al principio cuestan como todos los cuestan como todo, pero poco a poco se van incluyendo en la rutina diaria y pronto ni te darás cuenta que los haces.

Para mí fue un placer poder asistir a ese workshop, aprender tanto de tan buenísimos profesionales, fue un encuentro muy enriquecedor. Y un honor poder aparecer en el Manual Boquibiertos en el que muchos padres aprendan como yo y enseñen a sus hijos la importancia de de tener una buena salud bucodental.

Gracias a Orbit® Pro por esta gran iniciativa y a Madresfera por darme la oportunidad de vivir esta experiencia.

No dejéis de visitar la web de Boquiabiertos, encontrarás múltiples recursos para que tu peque tenga una sonrisa sana y bonita además de feliz.

http://www.boquiabiertos.es/

Boquiabiertos LGDL (1)

Enlaces interesantes:

  • Descarga aquí el manual de Boquiabiertos.
  • Si quieres consultar más acerca del enjuague después del cepillado pincha aquí.
  • Si quieres consultar más acerca del por qué hay que esperar antes del cepillado pincha aquí.

Cuéntame qué te ha parecido, me encanta leeros. ¡Gracias!