¿Cómo ayudar a la Mamá de un bebé no nacido?

¿Sabíais que en el año 2016 la tasa de Mortalidad Fetal tardía en el año 2016 es de 3,158313/1000?

Se estima que la tasa de abortos espontáneos es de uno de cada cinco embarazos (o de un 20%); embarazos que lamentablemente terminan en un aborto espontáneo.

Algunos expertos afirman que estas cifras son aún mayores, pudiendo llegar a un 50%, ya que muchos abortos espontáneos suceden cuando las mujeres ni siquiera se han dado cuenta de que estaban embarazadas.

Hoy hablamos con una mamá de un bebé no nacido que nos cuenta su experiencia, nos ayuda a entender mejor la situación poniéndole voz a sus sentimientos, porque hablar de ello puede ayudar a otras personas, pueden hacerles reflexionar sobre la situación que están viviendo e incluso le ayudó a ella a terminar de pasar esa página del libro de su vida.

Por respeto a su intimidad, ella ha preferido no darnos su nombre, así que ella es A. No voy a contar lo que le pasó, sólo os diré que abortó de manera espontánea en el primer trimestre del embarazo, acabando con las ilusiones de su maternidad.

Y con la entrevista pretendo saber ¿cómo actuar cuando alguien vive esa experiencia? ¿cómo ayudar?

 

A es mamá de un bebé no nacido de 12 semanas y mamá de un bebé arcoiris de 2 años.

En nuestra conversación aún brotan las lágrimas en los ojos y los sentimientos están a flor de piel, a pesar de que ya ha pasado algún tiempo.

¿Cómo se puede ayudar a una mamá que está pasando por la pérdida de su bebé?

Lo que a mi más me ayudó fue, hablar con una amiga que me me dejara llorar, que me acompañara sin que me dijera ninguna frase que solucione el problema , porque el problema no tiene solución, el bebé ya se ha ido.

Hay que pasar el duelo, cada persona pasa el duelo de diferente manera y lo mejor en esos momentos es que los amigos y familiares nos acompañen a pasar el trance.

¿Por qué crees que es un tema tabú?

Desde la distancia en el tiempo, he creído que lo que viví fue un fracaso y la culpa te la echas a ti misma por no haber sido capaz de seguir con el embarazo, por eso no quieres contarlo.

Yo creo q las hormonas juegan mucho en nuestra contra ¿No crees?

Sí, después de haber abortado tu cuerpo cree que aún estás embarazada y las hormonas están en una montaña rusa, las cuales interfieren en sentimientos y emociones.

Lo mismo pasa con las hormonas y los sentimientos tras el parto. ¿No crees que las mujeres además somos muy auto exigentes?

Sí desde luego. Nos sentimos responsables porque somos las que gestamos y parece que las responsables en último lugar de lo que pasa ahí dentro.

¿Qué consejos darías tú  a una madre que está pasando por una situación similar?

Si yo me encontrara con otra mujer que este pasando por la misma situación le diría que no reprimiera su sentimientos, que llore, que grite todo lo que le apetezca, que busque alguna persona de su confianza que sepa escuchar, que le ayude a desahogarse, que no se guarde nada dentro. No sirve para nada
Que no se ponga un límite en el tiempo, que cada persona necesita su tiempo para pasar el duelo por la pérdida. Unos en una semana se sienten preparados y otros necesitan más tiempo, yo en mi caso necesite más de 6 meses para empezar a tener fuerzas y volver a intentarlo.
 
Cuando se sienta preparada, que acuda a su ginecólogo para que le realicen las pruebas pertinentes y comience a preparar la nueva etapa, que nunca se rinda y que luche por lo que desea.
 
La perdida no se le va a olvidar nunca, pero es algo que con el tiempo aprenderá a vivir con ello. 
¿Y a los padres? Porque supongo que estas situaciones pueden afectar a la pareja, no?.
A los papás les diría que se apoye mucho en su pareja, que no dejen de hablar del tema entre ellos que no tengan pudor en expresar el dolor que siente, porque su pareja necesita escuchar lo que ellos sienten. Y eso le puede ayudar mucho a enfrentar el problema.
Aunque tú como mujer lo sientas como tuyo porque lo estas gestando, ellos también se han ilusionado con la noticia del nuevo bebé, y cuando por el motivo que sea viene la interrupción del embarazo ellos sienten igual que nosotras la pérdida de su hijo.
No les dejemos a un lado porque ellos también siente el dolor por la pérdida.
En nuestra conversación me contó que la gente que le intentaba ayudar le decía las típicas frases que parecen que consuelan, pero que en realidad no lo hace, de hecho, incluso duelen.

Frases que NUNCA, NUNCA debes decir a una mujer que acaba de perder su bebé en el embarazo:

  • “Mejor dentro que fuera” – Da igual donde se pierda, lo has perdido a él y a tus ilusiones de ser madre.
  • “No te preocupes eres joven y podrás tener más” – Efectivamente piedras tener más, pero no ese.
  • “Es que has esperado demasiado” – además de jodida por la situación, ¿encima me das la puntilla y me llamas vieja?
  • “Mujer legrada, mujer embarazada “ – ¿Habrá frase de peor gusto que ésta?

Después de hablar con ella, llorar juntas he aprendido muchas cosas, está claro que la muerte de uno hijo no se supera, lo hayas conocido o no, se aprende a vivir con ese sentimiento, por eso…

Si eres madre de un bebé no nacido: llora, enfádate con el mundo, pasa tu duelo porque es lo natural y sobre todo apóyate en los que más te ayuden, que no tiene por qué ser tu familia.

Quizás las familias no jueguen un papel importante en la recuperación de los padres porque no quieran hablar del tema por no hacer sufrir y los papás que acaban de perder tampoco lo saquen por no hacer sufrir a sus familia y entre unos y otros la casa por barrer, como se suele decir.

En definitiva, lo que sí he aprendido y me gustaría que vosotros os quedarais con este mensaje, es que si eres amigo y familia, acompaña a esos papás que acaban de perder a su hijo, apoyarles, déjales llorar, pregúntales como se sienten y cómo quieres que les ayudes, quizás no necesitan ayuda, sólo que estés ahí, sin frases hechas, por favor.

Un beso muy muy grande a mi amiga, gracias por abrir tu corazón y contarnos tu historia para que todos podamos aprender. Y un beso de esos apretados a todas esas familias que están pasando o van a pasar por una situación similar.

Cuéntame qué te ha parecido, me encanta leeros. ¡Gracias!