Nuevas rutinas para hacerles niños autónomos y adultos más felices y corresponsables.

La semana pasada leí un artículo muy interesante de Maite Vallet, pedagoga, formadora de madres, padres y profesores, fundadora y tutora del Colegio María Montessori, de Madrid y además autora de varios libros sobre crianza.

El artículo se titula “Desvivirse por los hijos es un error” y la verdad, me hizo pensar bastante.

Todas las madres y todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos y en ese querer lo mejor caemos algunas veces en desvivirnos, hacemos lo que sea por su bien. Y, es lo correcto?

Según Maite,

Los hijos no necesitan a alguien que se desviva por ellos sino a alguien que viva con ellos para enseñarles a afrontar los retos de la vida en cada etapa.

La verdad, no puedo estar más de acuerdo. El último año de carrera un profesor me dijo, que en mi vida profesional no me iba a acordar del articulo 45 del Estatuto de los Trabajadores, pero si necesitaba saber cuáles eran las causas de la suspensión de un contrato de trabajo, tendría que saber que tenía que acudir al Estatuto de los Trabajadores y encontrar ese artículo 45.

En realidad lo que quiero decir es que a los niños hay que acompañarles en cada etapa, no solucionarles los problemas porque el día de mañana cuando no estemos, sepan cómo solucionar el problema o al menos, saber qué herramientas usar para solventar esa situación que se le ha planteado en la vida.

Porque los padres de hoy somos de tomar las riendas y de no dejarles volar, que experimenten y se estrellen, que es parte de ese aprendizaje.

Maite Vallet también decía que los padres de hoy en día cometemos el error de no enseñar a nuestros hijos a ser autónomos y es verdad, no creéis? Vamos tan deprisa en nuestra vida, que les desvestimos o les vestimos para llegar a tiempo, le damos de comer porque si no se emboban con la tv y no termina, como no atienden a nuestros “Niñooooo recogeeeee” terminamos recogiendo sus juguetes y al final, llenamos una mochila a nuestra espalda de responsabilidades y cansancio que termina casi con nosotros al concluir el día.

Después de leer este artículo me hice una tabla de rutinas que hay que cumplir sí o sí en casa, la colgué en la habitación de los niños y cada día la consultamos hasta que quede grabada a fuego en sus cabecitas.

Rutinas LGDL.jpeg

Mi hija ha empezado primaria, es hora de que vaya teniendo sus propias responsabilidades diarias, además es necesario que ella aporte su granito de arena en el funcionamiento de la casa y del día a día, como componente de la familia que es.

Es una tabla de rutinas muy simple, que también puede hacer el peque de dos años, además si lo hacen juntos lo toman como un juego y es mucho más divertido y mejor.

PicsArt_09-14-10.40.22 (1).jpg

Es fundamental que todos rememos en el mismo barco y en la misma dirección para llegar a buen puerto, ¿no creéis?

Me encantó el artículo porque termina con una frase clave que de vez en cuando debemos recordar:

“Concederos que cometéis errores siempre y cuando estéis dispuestos a rectificarlos.

Los padres no somos super héroes, no podemos remar solos, juntos es mejor y cuando no podemos, también tenemos que hacérselo ver a los hijos, el cansancio es humano y también lo sufrimos los padres. Por eso, para que ese cansancio sea menor, cada uno tiene que aportar ese granito de arena en la casa, cumplir estas nuevas rutinas.

En casa hemos empezado con estas nuevas rutinas para hacerles niños autónomos y adultos más felices.

Para los que queráis leer el artículo  “Desvivirse por los hijos es un erroraquí os lo dejo.

Si te gusta nuestro cartel puedes descargártelo gratis en pdf aquí.

Cuéntame, ¿utilizas este tipo de recursos en tu vida diaria?

Cuéntame qué te ha parecido, me encanta leeros. ¡Gracias!